lunes, 28 de marzo de 2016

El aire que respiras

EL AIRE QUE RESPIRAS 
(CARE SANTOS)





Virginia acaba de heredar el negocio familiar: la librería Palinuro. Entre el montón de ejemplares, polvo y papeles que su padre acumuló, pronto aparece la historia de Carlota Guillot y la búsqueda de un libro, escurridizo y caprichoso, que formó parte de una de las bibliotecas particulares más sibaritas de la Barcelona napoleónica. Una historia prolongada a lo largo de las décadas más convulsas del siglo XIX en que la ciudad asistió, incrédula, a su mayor transformación: el derribo de las murallas y la urbanización de su paseo más emblemático, La Rambla. El aire que respiras es un canto de amor a los libros, pero también a la ciudad de Barcelona. Después de leer esta gran historia coral, la ciudad no volverá a ser la misma. O será –otra vez– la que dejó de ser hace 200 años.







Hola mis pequeños lectores, me he ido unos días de viaje a Portugal con mi pareja y también he tenido a mi padre en el hospital unos días por eso no me he podido pasar más por aquí pero ya está mejor y yo he vuelto de mi aventura así que aquí me tenéis!!
Este libro me ha sorprendido mucho y tal vez decepcionado también, os cuento porqué:
A mí esta autora es otra de las muchas que me gustan, y me pareció muy interesante la sinopsis de este libro por lo que no me pude resistir.. y quien podría? jajajaja.
 Bueno me ha gustado mucho porque trata de libros y de historia que mejor combinación? La historia es muy interesante y trata de la época de Napoleón, mientras lo estaba leyendo más me fascinaba porque trata de una parte de la historia de la que no estamos acostumbrados a leer, si sabemos mucho de la conquista de Napoleón pero no sabíamos mucho de los abusos de poder ni de los engaños (a ver, si lo sabíamos pero no en este extremo). Me ha encantado conocer a los personajes de esta forma, llegar a conocerlos tan bien que eres capaz de saber como van a reaccionar ante una situación, y aunque no te lo digan saber como se sienten en determinados momentos, fascinante de verdad es como si los propios personajes te hablaran como si los tuvieras delante.
No vienen muy claro el cambio de la época antigua a la moderna, a ver, lo acabas pillando por el contenido de las conversaciones pero me refiero a que no viene señalado con un dibujo o con unas lineas...
ME ha decepcionado que gran parte de los hechos que y personajes que yo creía que eran reales no lo son... entonces me ha decepcionado a mi personalmente pero el libro en general es una maravilla para los amantes de la lectura y os lo recomiendo 100%.
He encontrado unos comentarios de la autora y os lo dejo por aquí para que los leáis!
En palabras de la autora:

Después de dos meses de ir arriba y abajo hablando de una novela que has escrito, es difícil decir algo que todavía no hayas dicho. Aun así, intentaré hacerlo porque el espacio —y el anfitrión— se lo merecen y porque quiero demostrarme que todavía no está todo dicho de El aire que respiras. Ni mucho menos.
Me hace muy feliz haber escrito esta novela. Estoy presente, de una manera u otra, en todas y cada una de sus páginas. Están algunas de mis manías de jovenzuela (por ejemplo, los poetas románticos) y algunas de mis obsesiones de persona adulta (por ejemplo los libros antiguos, caros, imposibles de conseguir). Está el escenario de siempre: el de la honestidad, el de la ilusión, el del amor por cada piedra y cada brizna de polvo de la calle. Es decir: está Barcelona, pero también el Maresme donde nací. Hay personajes que invitaría a cenar a mi casa, si pudiera y se dejaran. Monsieur Víctor Philibert Guillot, por ejemplo. Me gustaría tener una conversación sobre la pereza que da la política y tener una opinión formada y contundente de cada cosa. Pero, sobre todo, me gustaría ser amiga —y recibir a menudo— al librero Ángel Brancaleone y a su panda de colegas chiflados. Me encantaría participar de sus locuras a pesar de que no me querrían, porque soy una mujer. Una mujer que lee y escribe. Un ejemplar exótico de una especie peligrosa.
Podría decir que me lo he pasado muy bien escribiendo este libro, pero creo que se hace bastante evidente al leerlo. Estoy convencida de que esto se nota en cada palabra. Lo que quizá no sea tan evidente es que nunca ninguna historia me había obsesionado como esta. Hasta el punto de no dejarme dormir, ni hacer nada más, sino escribir y escribir horas y más horas, hasta dieciséis al día. 

El caso es que con esta novela he entendido algo que en cierta forma ya sospechaba: la obsesión mejora las novelas, las hace más brillantes, más de verdad, las redondea, las llena de detalles. La obsesión mejora las novelas pero habría que añadir que agota a los novelistas.
Ahora, llena por completo de obsesiones y de esas emociones que afilo siempre que escribo, la novela es ya de los lectores. Me he dado cuenta de que los Brancaleone enamoran incluso a los hombres más secos. Me gusta hablar de ellos como si fueran de la familia. Me gusta asentir con la cabeza mientras alguien opina que son buena gente, o se duele por su destino, o canta sus virtudes. Es como si me hablasen de alguien de la familia. Y es que los personajes des esta novela ya son de la familia, pero de una que tiene miles de personas, a la cual me hace muy feliz pertenecer: la que firmamos los seres de ficción, los lectores que la disfrutan y aquella que un buen día, más o menos por casualidad, se imaginó. Un lujo de parentela.
Y ahora creo que sí, que ya está todo dicho de El aire que respiras. Por lo menos por mi parte. Ahora tenéis que opinar vosotros.




¿Que opinais? Contadme!!







1 comentario:

  1. Lo dejo pasar, no me termina de llamar la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar